¿Sabes que son los fondos de inversión?

¿Qué son los fondos de inversión? ¿Qué sabes sobre los fondos de inversión?

Los fondos de inversión son instrumentos de ahorro. Es un activo que se forma con el aporte de un grupo de personas que invierten su capital en busca de rentabilidad. El fondo lo que hace es recaudar el dinero aportado por todos los partícipes, de forma que una entidad se encarga de su gestión y administración.

Los fondos de inversión a menudo diversifican las inversiones para que se destinen a activos monetarios, acciones, bonos y otros instrumentos financieros. De esta forma, el capital de los partícipes está más protegido.
El funcionamiento de un fondo de inversión puede entenderse de la siguiente manera. Los ahorros de cada persona van al fondo, creando así un gran patrimonio común. Dado el tamaño de esta riqueza, los ahorradores alcanzan un poder de negociación que sería imposible de obtener si cada uno invirtiera por su cuenta.

Los expertos reconocen varias ventajas para los fondos mutuos. Por lo general, no requieren grandes cantidades de dinero para ingresar. Además, están bien regulados y sus suscripciones son fáciles de comprar y vender. Por último, los fondos de inversión se gestionan de forma profesional, lo que supone una ventaja para los ahorradores que no tienen grandes conocimientos financieros.

En cuanto a la historia de los fondos, su origen más lejano se remonta al siglo XVII, con la administración de los Kantooren en los Países Bajos. Por supuesto, estos mecanismos eran muy diferentes a los actuales. Recién en 1957 apareció el primer fondo de inversión como lo conocemos hoy.

Las estrategias de los ricos para pagar menos impuestos

Tipos de fondos de inversión:

Existen varios tipos de fondos de inversión, los cuales responden a las normas vigentes en el poder legislativo de cada país.
Por ejemplo en el país vecino Portugal existen los denominados: Fundo de Investimento Livre (FIL) y Fundo de Investimento Livre (FFIL) son conocidos como la versión española de los Hedge Funds y se diferencian claramente de otros fondos más tradicionales porque aportan una mayor flexibilidad a los clientes, especialmente en lo que se refiere al endeudamiento, la periodicidad. en el cálculo del valor de liquidación y comisiones.

Estos últimos también son fondos en los que se invierten los activos de otros fondos de cobertura.
El Fondo de Inversión Inmobiliaria (FII) se caracteriza por estar preparado para recibir inversiones en diversos inmuebles, desde viviendas y garajes hasta naves industriales, de los que se obtiene la rentabilidad mediante arrendamiento o reventa.

También existe un tipo de fondo extranjero denominado Sociedad de Inversión de Capital Variable (SICAV), en el que se pueden realizar inversiones en acciones valoradas en una moneda distinta a la nacional. Funciona de manera similar a los fondos de inversión tradicionales y tiene una fiscalidad similar a la de ellos.

Es necesario aclarar que a la hora de comprar un fondo de inversión se está comprando una mínima parte de una cartera, es decir participando de un fondo común en el que le corresponde a dicho sujete un valor liquidativo , el cual es proporcional al dinero invertido en el mismo.

Funciona así. La entidad administradora de dicho fondo recibe el dinero de los inversionistas e invierte en acciones que estime rentables (obviamente respetando la voluntad de cada inversionista), el total de las inversiones recibidas estará constituido por el valor total de los activos.

Por ejemplo, si un particular invierte 1.000 euros en un fondo europeo cuyo patrimonio alcanza los 10.000.000 de euros, dividido en acciones de varias empresas como Royal Dutch (10%), Société Générale (8%) y Telefónica (5%), dicha inversión se repartirán en proporción a lo que posean. De esta forma, el inversor dispondrá en acciones: 100 euros en Royal Dutch, 80 euros en Société Générale y 50 euros en Telefónica.